LUZ, AGUA Y ACCIÓN: MÁS OBRAS EN EL CLUB

La zona de 9 de Abril, dentro del partido de Estéban Echeverría, es una región castigada por los desbordes del río Matanza, una zona baja y de napas con agua salada. Allá por el año 2007, en el viejo predio que pertencía a Rutasol (ahora detrás), era prácticamente un bañado donde #Camioneros fue «urbanizando» y parquizando en forma secuencial, bajo un estricto estudio del terreno realizado por especialistas.
UN POCO DE HISTORIA
Allí, donde el establo y el chalet donde vivía la familia de «Pucho» (el casero) fue transformando en un mostrador para realizar Choripanes para los jugadores de los primeros Torneos Internos. Cuando comenzaron las primeras inundaciones, el club en ciernes, recurría a los camiones sisternas para llevarse el agua acumulada…
AGUA DULCE…AGUA SALADA
Cientos de historias se tejieron detrás de los primeros trazos, pero hubo uno que fue prioritario: el del Agua Salada. Eso provocó que se colocaran tanques inmensos para almacenar agua, mediante las Sisternas y de esa forma surtir del líquido elemento para el consumo humano, el riego y mantenimiento de toda la superficie de las 15 hectáreas.
REFORZAMOS EL SISTEMA ELÉCTRICO
Hoy a 11 años de la creación del Club, se sigue trabajando en ello y se van descubriendo Napas a las que se las exprime al máximo. Eso también determina que la institución adecue en materia eléctrica, reforzando las instalaciones y agrandando las distacias hasta el fondo del cableado ampliando el amperaje con mayor consumo y resistencia. en las imágenes vemos como se fueron extendiendo el zanjado y en pocos días otra obra quedará terminada para sostener al todo el predio y evitar cortes por el mismo motivo. Camioneros Crece y nosotros te lo contamos…