Ir a…

ESPECIALES 10 AÑOS: EL PRIMER UTILERO DEL CLUB


Fue nuestro Primer Utilero. GUSTAVO DANIEL DUARTE, de él se trata ésta historia.
Hoy el «Paragüa» tiene 48 años, casado con Ramona Molina, 9 hijos, 2 nietos y otro en camino. Tuvo una infancia, dura, abandonado apenas nació, criado por una tía a la que llamó Mamá por siempre, «laburó» en la construcción desde los 16 a los 23 años hasta que ingreso a Camioneros, trabajador de la Recolección de Almirante Brown, en la empresa Esulmet S.A. desde hace 25 años, ahí conoció al Compañero Julio Carrizo. «El conocía mi historia de técnico del club de barrio San Francisco y de una categoría de la Selección de Estéban Echeverría, entónces, me invitó a un nuevo club, cerca de mi casa: el Club Camioneros. Así fue como les fui llevando a algunos jugadores a prueba, incluyendo mis dos hijos. Uno de esos días conocía a Ricardo Sequeira y a Edgardo Sánchez (el Profe) y Julio me ofreció ser ayudante de los entrenadores. Fue ahí donde le expuse mi situación con la empresa para arreglar los horarios para poder ser el utilero del club, donde los primeros tres meses fueron durísimos, hasta que nos acomodamos en unos Containers que funcionaban como utilería y vestuarios del Cuerpo Técnico. Empezamos con tres categorías ’92, ’92 y ’94 para jugar en la Liga Metropolitana. Recuerdo que al teminar cada práctica les servía a los chicos Mate Cocido, que preparaba en dos Pavas grandes y le dábamos un alfajor a cada uno. Tras ello se fueron sumando más categorías hasta llegar a ocho y aumentaron la cantidad de Profes y técnicos. Al año siguiente nos llevaron a competir en el Córdoba Cup, con la ’93 y ’94, con 22 chicos, sumando al Cuerpo técnico y paramos en el hotel del Sindicato en Villa Carlos Paz, los planteles se divirtieron, jugaron, llegaron a las Semifinales las dos y perdieron por penales en el viaje inaugural del club». Tantos chicos que nunca habían subido a un micro o a un avión, de golpe empezaron a soñar con conocer otros lugares, que mágicamente y gracias a Pablo y Hugo, los llevaron a recorrer el Mundo, Colombia, Estados unidos, Brasil, Japón, España, Francia, Italia entre tantos lugares…»tuvimos un crecimiento enorme y todo eso gracias al apoyo de los dirigentes como Puebla, Campoamor, a Hugo y Pablo, que estuvieron desde el Primer día a nuestro lado para que no nos falte nada, están en todo, para poder representar al club». Camioneros dignificó su trabajo, le brindó calidad de vida y él eternamente agradecido.