Ir a…

PARA EL HAMBRE NO HAY FERIADOS, NI VACACIONES


Cada vez son más, (lamentáblemente), y los comedores comunitarios no dan abasto. CAMIONEROS no es ajeno a ello, siguen recibiendo cada vez más chicos y sus familiares, buscando tener su plato de comida.
No es sorprendente, claro, en un país en donde la crisis es imparable y en aumento, que actualmente más del 50% de los chicos son pobres, pero ya, aunque cueste creerlo, a nadie le parece raro: que más de la mitad de los chicos argentinos vivan en hogares donde, simplemente, comer sea una hazaña, una excepción o una tarea para nada cotidiana. Con la consigna de ayudar a los que menos tienen, Pablo y Hugo Moyano, han dado instrucciones precisas de acompañar y asistir a todos y a cada uno de los que se acercan al Comedor Infantil Pequeños Camioneritos de La Boca. «Nosotros podemos seguir gracias al apoyo de Camioneros, sus diferentes Ramas y de nuestros dirigentes, que permanentemente son quienes consultan de lo que hace falta», decían «Si no fuera por ellos, te aseguro que ya  hubiera sido imposible, cada vez son más», apuntaban.
Parece macabro si se analiza un poco el tema y se descubre que, «El hambre no se toma descanso», cada día, a este Comedor Infantil Pequeños Camioneritos, van entre 400 y 500 chicos y grandes, una cifra de una de las zonas más castigadas de la Ciudad.
Y mientras muchos tienen que cerrar, alguien debe darles alimentos, los Padres no tienen, entonces hay que estar atendiendo a más chicos y cocinando todo lo que se pueda.
El Comedor Infantil Pequeños Camioneritos, con el corazón en la mano, siempre está dispuesto a ayudar y lo demuestra los 365 días del año, bien «a lo Camionero».