Ir a…

«EL ASCENSO: EL OBJETIVO DESDE EL PRIMER DÍA»


ROXANA MONZÓN. El Voley Femenino de Camiones salió Campeón Invicto y ascendió a la Segunda categoría del Metropolitano. Conocemos a las campeonas de una manera más intima.
Hoy es el turno de Roxana Monzón.
«El ascenso de categoría fue el objetivo desde el primer día»
Uno de los refuerzos estrella para que este año el Verde se consagre en todo lo que disputó, es sin duda Roxi. De Lomás de Zamora y con 30 años, trajo toda su experiencia al Club. Como la mayoría de las chicas estudia al unisono de jugar, en su caso para contadora en la UNLZ y trabaja en un estudio contable. Además es entrenadora de voley del Club Atlético Lanús.
Su llegada al Verde se dio gracias a la invitación de amigas, «Mis amigas con las que juego hace varios años diferentes torneos me invitaron ya que necesitaban una armadora y con ellas juego en esa posición. Al llegar me encontré con un Club que nos brinda muchísimas cosas, que nos trata como si fuésemos un equipo de mucha jerarquía y nos facilitan los medios para estar realmente a gusto ya sea desde la indumentaria, los materiales para el trabajo físico o para el trabajo técnico»
Destaca el gran año que tuvo el Verde gracias al cambio de timón justo a tiempo, «Arrancamos con dificultades con el primer entrenador pero el cambio de cuerpo técnico aporto más profesionalismo al trabajo».
El aporte de la hinchada alentando cada jueves o viernes, más las coberturas son algo que deja la huella: » En cuanto a la cobertura de los partidos, las notas, los vídeos y todo lo que se agrega el día del partido, creo que es el condimento extra que nos motiva a ser aun más protagonistas. Es lindo sentir la hinchada alentando, saber que terminamos y tenemos el resumen del partido o la foto del recuerdo de la campaña que se está haciendo. Y ni hablar de poder hacerles llegar el partido en vivo a nuestras familias y/o amigos que por diferentes motivos no se pueden acercar a verlo en el club, creo que eso es algo que ninguna de las instituciones puede lograr y menos en el nivel que estamos compitiendo»
Su vasto recorrido le da posibilidad de poder evaluar que diferencia encuentra con otras Instituciones, «Creo que la diferencia básica que se puede establecer es la gestión económica del Club. No es lo mismo una institución que debe resolver todos los gastos de traslados, competencia, indumentaria, etc desde el cobro de una cuota o de la recaudación de algún evento a esta que se mantiene desde fondos que no salen del jugador sino de un órgano externo. Los clubes que deben subsistir con el ingreso de los deportistas siempre están más limitadas y a desventaja de este tipo de entidades que tienen la actividad subvencionada. Los traslados, la indumentaria, el pago de los gastos administrativos federativos, etc. hacen que un deportista elijan una u otra institución. Si bien también tiene que ver las personas que administran y gestionan los recursos, de donde surgen cada uno de ellos es importante para la realización y el crecimiento de la actividad»
Llegando al punto de éxtasis más importante del año, el tan ansiado deseo, «El ascenso de categoría fue el objetivo desde el primer día que se comenzó a formar el equipo. Yo fui una de las últimas en llegar al plantel por diferentes cuestiones personales, pero cuando llegue mis amigas me dijeron que el objetivo era ascender y teníamos con que»
Como a la mayoría de las chicas, sean mayores o juveniles, jugar día de semana dificulta en sus tareas diarias. Pero eso es aún más meritorio para disfrutar de los logros, «En mi caso particular, salgo corriendo de la oficina de Banfield los lunes y miércoles para poder llegar a Berazategui a entrenar, siempre llego tarde porque realmente el horario es muy temprano y se me complica muchísimo llegar. Dejo horas de estudio, horas de trabajo en el Club ya que hay días que nos ha tocado jugar cuando me corresponde dar entrenamiento en Lanús, horas de pasar con la familia o amigos más algún cumpleaños o momento especial»
Nunca perdió las esperanzas, si bien fue todo paso a paso, se dio de manera rápida lograr el objetivo: «En mi caso particular, confiaba que íbamos a llegar a esta instancia e íbamos a lograr el ascenso. Una vez finalizada la 1er etapa del año, confiaba a ciegas que el equipo lo tenía ganado al ascenso. Y el día que lo obtuvimos sentí ganas de llorar de la emoción, sentía que no podía saltar para festejar porque las piernas y los brazos se me aflojaban, había terminado la tensión de llegar. No llore, no me caí pero estuve a punto. La mezcla de alegría, emoción, adrenalina, el saber que lo logramos y el anhelo de querer ganar el doble ascenso es una bomba explosiva al cuerpo»
Los objetivos siempre tienen una dedicatoria, Roxy no se olvida de nadie, «Creo que cada una se lo dedica a las personas que nos apoyan desde atrás, nuestra familia que nos pregunta cómo nos fue, que nos van a buscar cuando llegamos muy tarde de un partido o del entrenamiento, a los amigos que nos escriben felicitándonos porque se alegran de nuestros triunfos y a los dirigentes del club que nos dan todo para que nosotras entrenemos y nos motivemos aun mas»